Las cadenas de suministro mundiales se tambalean por la variante Delta

Una nueva ola mundial de Covid-19, desastres naturales en China y Alemania, y un ciberataque dirigido a los principales puertos sudafricanos han conspirado para empujar a las cadenas de suministro mundiales a un punto de quiebre, amenazando el frágil flujo de commodities, piezas y bienes de consumo, reporta Reuters. La variante Delta del coronavirus ha llevado a muchos países a impedir el acceso a tierra de los marineros, lo que ha dejado a los capitanes sin poder rotar a unos 100.000 tripulantes, retrotrayendo la situación a la de 2020 durante el apogeo de las cuarentenas. “Ya no estamos a punto de una segunda crisis de cambio de tripulación, estamos en una”, dijo a Reuters Guy Platten, secretario general de la Cámara Marítima Internacional. “Es un momento peligroso para las cadenas de suministro mundiales”, añadió.

Dado que los buques transportan alrededor del 90% del comercio mundial, la crisis de las tripulaciones está interrumpiendo el suministro de todo tipo de productos, desde el petróleo y el mineral de hierro hasta los alimentos y la electrónica. Hapag Lloyd describió la situación como “extremadamente difícil”, detallando que “la capacidad de los buques es muy reducida, los contenedores vacíos son escasos y la situación operativa en algunos puertos y terminales no mejora realmente (…) esperamos que esto dure probablemente hasta el cuarto trimestre, pero es muy difícil de predecir”. Mientras tanto, las graves inundaciones en China y Alemania han trastornado aún más las líneas de suministro mundiales, que todavía no se habían recuperado de la primera oleada de la pandemia, comprometiendo billones de dólares de actividad económica que dependen de ellas.

Las cadenas de suministro se están resintiendo en Estados Unidos y China, motores económicos del mundo que representan en conjunto más del 40% de la producción económica mundial. Esto podría provocar una ralentización de la economía mundial, junto con un aumento de los precios de todo tipo de bienes y commodities. Los datos estadounidenses publicados el 23 de julio coinciden con la opinión cada vez más extendida de que el crecimiento se ralentizará en el último semestre del año, después de un segundo trimestre en auge impulsado por el éxito inicial de los esfuerzos de vacunación. “Los problemas de capacidad a corto plazo siguen siendo preocupantes, ya que limitan la producción de muchas empresas del sector manufacturero y de servicios, al tiempo que hacen subir los precios a medida que la demanda supera la oferta”, señaló IHS Markit.

 

Fuente: Panorama Logístico.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email